¿Va a abordar un vuelo? No olvide llevar su torta

Después de un vuelo que tomé recientemente por USAirways desde Estados Unidos, tuve una experiencia desagradable (y no fui el único), producto de la imparable obsesión de las líneas aéreas por recortar costos.

Dado que el vuelo salía temprano en la mañana, apenas tuve tiempo de comer un poco de cereal antes de salir al aeropuerto. En el largo camino a la sala de espera, uno podía pararse en el Starbucks y comprar un café y un “muffin”, si es que estaba dispuesto a hacer la larga fila junto con otros quince o veinte desmañanados.

Ya a eso de las 10:30 a.m. y una vez despegado el vuelo, se me ofreció el siguiente menú: para comer, una bolsa de pretzels; y para beber, un jugo de manzana (aunque podría haber optado por algo más llenador, como una Coca).

Después de cuatro horas de un vuelo turbulento y un estómago semivacío, empecé a marearme, a sentir náuseas y después a temblar. Al final, salíamos del avión para comprar un refresco, cuando una adolescente que iba delante de mí se desmayó. Afortunadamente recuperó el sentido rápidamente, y unos minutos más tarde los dos estábamos sentados en una sala de espera, tomándonos nuestras respectivas Cocas.

Quizá no se pueda culpar totalmente a USAirways: a medio vuelo nos ofrecieron sándwiches por 5 dólares, aunque en ese momento yo no pensaba que fuera a sentirme tan mal. Por otra parte, los constantes aumentos en los precios del petróleo (y por ende la turbosina), están obligando a las aerolíneas a recortar más y más costos, aunque ello repercuta en el servicio, e incluso la salud, de sus clientes. Lo peor de todo es que esos recortes ni siquiera se reflejan en menores tarifas para los pasajeros; por el contrario.

Según he observado, retirar el servicio de comidas durante vuelos largos es una acción que han adpotado sobre todo las líneas estadounidenses. Sin embargo, quizá se debería revisar el caso de Delta, que sigue ofreciendo comidas completas en sus vuelos, incluso con diferentes opciones a elegir. ¿Sus tarifas? En algunos casos más baratas que en la mayoría de las líneas aéreas internacionales.

A pesar de vivir en una época de petróleo cada vez más caro, las aerolíneas no deberían descuidar su servicio a clientes durante los vuelos. Finalmente, ésa es la experiencia que más se valora, independientemente de los programas de lealtad y las tarifas que ofrezcan.

O por lo menos, quizá debieran pensar en un módulo de atención a mareados y desmayados a la salida de sus aviones…

Anuncios

4 thoughts on “¿Va a abordar un vuelo? No olvide llevar su torta

  1. Ya lo decía un amigo mío, no hay como haber desayunado una “guajolota” (torta de tamal)… tenlo en cuenta para la próxima…

    ya en serio, realmente a partir del 9/11 se ha ignorado la experiencia del cliente en los viajes áereos de manera dramática…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s