¿Y la industria de pagos móviles en México? ¿Para cuándo?

Imagínate a una persona en medio de la prisa matutina que busca algo de desayunar en una tienda de conveniencia.

Tiene el tiempo contado y lo único que quiere es un yogurt o un sandwich para no ir con el estómago vacío rumbo a su trabajo. Ya se le hizo tarde y solo dispone de 2 minutos para hacer su compra, pero no hay problema porque solo tiene que acercar un llavero con tecnología RFID para pagar su cuenta.

¿No sería genial si pudiera hacer lo mismo al subirse al autobús o a un taxi? ¿No sería fabuloso que incluso el cine se pudiera pagar de esta manera?

En México, tristemente seguimos viendo estas escenas como “futuristas”, cuando ya son parte de la vida cotidiana en ciudades como Nueva York o en varias localidades de Canadá, y no se diga en Europa o Asia.

Tecnológicamente es viable y es una realidad en países más avanzados, incluso dentro de latinoamérica como Brasil hay tecnologías que permiten realizar pagos sin tener que firmar nada: el cobro se hace directo a la cuenta bancaria o a la tarjeta de crédito.

Si bien los bancos están interesados desde hace tiempo en este tema, también hay otros actores importantes que deben colaborar para que las soluciones de pago móvil lleguen a la sociedad.

Para lograr que los pagos móviles sean un servicio accesible al público en general, deben participar: gobierno, empresas de telefonía móvil, proveedores de tecnología, banca y la sociedad.

Hablando de la realidad latinoamericana, desde hace meses la ciudad de Río de Janeiro es el primer ejercicio en la región de América Latina donde se ha implementado la tecnología PayPass de MasterCard que, como lo indica su slogan, “passou, pagou” (que bien podría traducirse como “pasaste… ya pagaste”), ofrece un sistema de pago donde sólo es necesario acercar un llavero, un celular o una tarjeta para sustituir el efectivo.

MasterCard eligió esa ciudad de Brasil,  gracias a la gran cantidad de turistas que recibe y también pensando en los desarrollos proyectados para la ciudad con motivo del Mundial de Futbol que se realizará en el 2014 y las Olimpiadas del 2016. Entre las empresas que ya aceptan este sistema de pago en Río están varias cadenas de restaurantes, estacionamientos, tiendas de autoservicio, gasolinerías, estadios de futbol, los sistemas de transporte y un sin número de pequeños comercios.

Estos sistemas de pago, permiten ahorrar tiempo al realizar transacciones que no impliquen mucho dinero.

¿El panorama para México?

Guillermo Babatz, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores de México recientemente señaló que 2011 podría ser el año en que los mexicanos empecemos a hacer pagos y transferencias a través de teléfonos.

Gracias a la penetración de la telefonía móvil, el 90% de la población mexicana tiene acceso a un celular y esto representa un mercado que no debe subestimarse ni quedarse sin explotar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s