¿Trabajas en vacaciones?

En estos días es normal que las empresas “bajen la cortina”. Disminuyen los correos electrónicos en las bandejas de entrada de los empleados, la gente se va de vacaciones… pero muchas personas también aprovechan el cambio de rutina para sacar los pendientes desde su casa.

La creciente adopción de netbooks, laptops y smartphones, sumado al acceso a Internet desde cualquier lugar ya sea a través de un hotspot o de un dispositivo de banda ancha (como los que ofrecen TelcelIusacell) tiene ventajas y desventajas: por un lado sin duda aumenta la productividad de los empleados, pero a la vez también fomenta que algunas veces no descansen.

Hay que aprovechar las facilidades tecnológicas, pero las organizaciones también deben tener políticas para el cuidado de sus colaboradores. La posibilidad de encontrar a alguien por medio de un e-mail o de una llamada al celular no debe ser sinónimo de trabajo sin descanso.

Movilidad empresarial

Sin duda ya no sólo es una tendencia: la movilidad en las empresas es fundamental. Las soluciones y herramientas de tecnología deben ya estar preparadas para consultarlas desde cualquier dispositivo y no sólo hablo de el correo electrónico.

De hecho, empresas como Microsoft, SAP, Oracle e IBM (por nombrar algunas) ya tienen gran parte de su portafolio de soluciones listas para que los ejecutivos puedan consultar los reportes de CRM o Business Intelligence desde cualquier lugar y con cualquier dispositivo.

Lo que falta, desde mi punto de vista, es que las empresas mexicanas entiendan esta tendencia: primero, permite mayor disponibilidad de la fuerza de trabajo; segundo, fomenta la colaboración; tercero, ayuda a que la información del negocio esté actualizada y como consecuencia, la toma de decisiones es más acertada.

Aunque puede parecer una inversión costosa la compra de hardware y herramientas de este tipo, a la larga beneficia a la empresa. Es cierto que no todas las soluciones de tecnología empresarial son para todos, pero así como existen las de los grandes proveedores, como los arriba mencionados, también hay otras gratuitas que, si bien no son especializadas, se orientan cien por ciento a la colaboración.