Telcel, el principal actor en la Licitación 21

A últimas fechas, el tema de las licitaciones de espectro radioeléctrico ha ganado grandes espacios en los medios de comunicación y esta semana Navigant Consulting hizo publicó un estudio que reavivará la discusión, ya que señala a Telcel como uno de los actores que contribuyeron al incremento en las ofertas de los participantes en la Licitación 21.

 Según el estudio de la consultoría, Telcel condujo la escalada  de precios al incrementar sus propias posturas válidas más altas y explica que en el proceso de licitación se registraron 248 instancias, de las cuales un participante presentó una oferta más elevada o incrementó su propia postura válida más alta. Sólo nueve de estas 248 instancias se debieron a un participante diferente a Telcel. es decir, Telcel elevó su postura válida más alta en 239 veces.

 El análisis concluye que, a partir de lo ocurrido en este proceso queda claro que Telcel está dispuesto a pagar cualquier precio por el espectro. Por este motivo, si se le da la oportunidad de afectar el precio que otros paguen por el espectro, esta empresa fijará los precios de sus competidores lo suficientemente elevados para que salgan del mercado.

 Algo similar ha ocurrido en otros mercados, como es el caso de Turquía, en donde en la subasta GSM, una firma ganó el espectro y todos los competidores se fueron sin presentar ofertas. A lo que las autoridades encargadas de planear las subastas respondieron evitando diseños de precios que permitan a un actor  dictar el precio para otros interesados.

 Según Navigant Consulting Inc, la Cofetel, hace bien  al evitar la práctica de la igualación de precios, ya que podría frustrar la participación y sentar un precedente terrible para futuras subastas.

 Cabe apuntar que Telcel y Iusacell  han desplegado una campaña en los medios, comparando el precio que pagará el consorcio Nextel-Televisa por los 30Mhz de espectro que ha ganado, con lo que otros operadores pagarán por el espectro que les ha sido asignado y que fue resultado de una subasta en la que tanto Telcel como Telefónica elevaron intencionalmente sus propuestas para crear barreras a la competencia.

 La ”igualación de precios” daría a Telcel un vehículo con el cual evadir cualquier tope de espectro futuro y frustraría la competencia.

 Durante las 86 rondas de la licitación 21, Nextel-Televisa hizo ofertas muy bajas para las licencias regionales, ofertando en sólo 27 de las 86 rondas de la licitación y en sólo 56 licencias durante toda la licitación. 

 Las posturas  de Nextel-Televisa sólo representan el 6.5%  de las 842 posturas totales presentadas en los concursos regionales, con lo que resulta inconcebible que fueran la causa de elevar los  precios de esas licencias. Lo que muestra -según el estudio de la Consultoría- que los causantes fueron Telcel y Telefónica que dominaron la subasta y se apoderaron de todas las licencias regionales.

 Para apreciar el efecto de Telcel y Telefónica en los precios en la licitación 21, es importante notar que Nextel-Televisa dejó de ofertar por completo en las licencias regionales después de la ronda 53. Durante las siguientes 33 rondas, las ofertas altas aumentaron de 3,452 millones a 5,068 millones de pesos: Después de que Nextel-Televisa dejó de ofertar por completo en la licitación  21, los precios aumentaron otros 1,616 millones de pesos, o bien un 47% adicional, provocado en su totalidad por Telcel y Telefónica.

 Algunas otras conclusiones destacadas del estudio son:

 Telcel fue el único licitador en las subastas en que ganó todos y cada uno de los bits de ancho de banda que pudo dadas su postura tope y la estructura de bloque en las subastas. Otros licitadores pudieran haber ganado más, pero dejaron de ofertar por el hecho de que Telcel, con toda claridad, no daría paso atrás de su posición a cualquier precio razonable.

 Mientras que la estrategia de Telefónica parece haber sido la de ganar todo el espectro que pudiera en la Subasta de la licitación 20 y luego complementar ese espectro con 10 MHz en AWS. Finalmente, esto es más o menos lo que Telefónica ganó.

 Finalmente, la estrategia de Iusacell tuvo dos caras. Primero, intentó detener las subastas por vía de recursos legales, lo que incrementaría continuamente el valor de sus posesiones de espectro existentes. Segundo, intentó ganar de 10 a 20 MHz de espectro en la Subasta de la licitación 20, lo que hizo en todas las regiones menos en la 9, donde Telefónica se apoderó de todas las licencias.

Inexistente, la transparencia y certidumbre jurídica en licitación del espectro

El pasado martes se dio a conocer la finalización del proceso de licitación de espectro radioeléctrico y se señaló a Nextel-Televisa como el grupo puntero en la adjudicación, de nuevas frecuencias.

La postura inicial fijada por el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (INDABIIN), que es el órgano gubernamental encargado de valuar los bienes de la administración pública federal, para la banda 1.9 fue de 170 millones de pesos.

En el proceso de propuestas económicas que cerró el pasado 15 de julio, el monto final ofrecido en conjunto por los empresas postoras Telefónica, Televisa-Nextel y Iusacell fue por dos mil 977 millones de pesos.

En tanto, para la frecuencia 1.7 Ghz, el gobierno federal fijó una postura inicial de 540 millones de pesos, la cual se elevó en un proceso de 86 rondas hasta los cinco mil 248 millones de pesos.

Todo esto lleva a que el monto total ofrecido en las licitaciones de espectro en las bandas 1.7 y 1.9 Gigahertz (Ghz) es 11.4 veces mayor a la postura inicial fijada por el Estado, según datos de la consultoría The Competitive Intelligence Unit.

Pero ¿cómo se traduce este proceso?, es decir ¿qué beneficios traerá está licitación para el sector telecomunicaciones y sobre todo, para el usuario de sus servicios?

Todos desearíamos navegar por internet a una velocidad mayor que la actual; bajar y enviar archivos de manera eficiente; descargar videos rápidamente ver la televisión en tiempo real utilizando el teléfono móvil.

Podríamos decir que éstos son algunos de los beneficios que intensificarán la competencia entre los operadores celulares, una vez que el gobierno concluya el proceso de licitación de varios bloques del espectro contenidos en la licitación 20 y 21.

¿Por qué se realiza una licitación de espectro?

Esto es porque las empresas de telefonía móvil requieren de un mayor ancho de banda, por lo que participan en subastas para adjudicarse más capacidad espectral y dar la batalla en el mercado. Las operadoras deben contar con la infraestructura necesaria para soportar cada vez mayor número de usuarios y servicios.

Los servicios 3G

La velocidad promedio experimentada por los usuarios de Tercera Generación (3G) en condiciones normales de tráfico de datos es del orden de un Megabit por segundo (Mbps). Existen paquetes de acceso de alta velocidad que complementan los servicios de tercera generación, donde la velocidad promedio del usuario oscila entre tres y cinco Mbps. En México, los tres operadores móviles Telcel, Telefónica (Movistar) y Iusacell ofrecen servicios de 3G.

El primero en introducir los servicios llamados 3G al mercado mexicano fue Iusacell, debido a que evolucionó de manera rápida, gracias a la tecnología CDMA que utiliza. Posteriormente, Telcel desplegó la red 3G de manera gradual, bajo un modelo que avanzó por ciudades. En tanto, Movistar ante la falta de espectro suficiente en la región -que incluye el Distrito Federal y su zona metropolitana- no pudo lanzar sus servicios 3G y empezó a desplegarlos sólo en ciudades del norte del país.

Como vemos esta licitación de espectro nos compete a todos aquellos que utilizamos la tecnología no sólo para nuestro trabajo, sino para nuestra vida diaria y fue el tema de discusión durante un Foro que se realizó en el Tecnológico de Monterrey, organizado por The Competitive Intelligence Unit.

Foro organizado en el Tec de Monterrey

Ahí, especialistas en telecomunicaciones y empresarios del sector exigieron a la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) crear certidumbre y verdadera competencia, con reglas claras en los procesos de licitación de espectro radioeléctrico, ya que en la más reciente puja por las frecuencias, lo único que quedo claro es el criterio económico y recaudatorio que rige el proceso.

Carlos Hirsch, director regulatorio de Grupo Iusacell, denunció que la Cofetel actuó de manera irregular al cerrar la presentación de ofertas económicas de la licitación de manera inapropiada, porque ésta debe terminar cuando ya no hay puja. En la licitación 20, el nivel de participación era de 405 puntos y ese tipo de decisiones se puede tomar cuando la intensidad de las ofertas es de un ritmo de 164 puntos, de acuerdo con lo estipulado en las propias bases de licitación.

En tanto, Enrique Melrose, ex comisionado de la Comisión Federal de Telecomunicaciones, afirmó que una decisión de este tipo podría beneficiar al operador que haya tenido la oferta más alta, en el momento en que se decidió cerrar el concurso, por lo que se tendría que hacer una revisión.

No obstante, el experto del ITAM, aseveró que con la adjudicación de más espectro para los operadores establecidos y la llegada de un nuevo jugador se agudizará la competencia por los servicios a través de ofertas basadas en mayor velocidad. Los operadores deberán hacer un uso más eficiente del espectro y los consumidores podrán escoger un proveedor con mayo ancho de banda.

Finalmente, Ernesto Piedras, director general de The Competitive Intelligence Unit (CIU), indicó que para lograr un mayor grado de competencia de mercado en el país sería necesario subastar al menos 158 MHz de espectro, ya que de las cuatro empresas con concesiones para operar algún tipo de servicio móvil, sólo Iusacell-Unefon y Telcel cuentan con suficiente dotación de espectro, para soportar a nivel nacional una oferta de servicios de Tercera Generación.

Como vemos el hecho de que disfrutemos de una mayor cobertura no sólo depende de las características de nuestros aparatos, operador y tipos de servicio contratados, sino también de estos procesos de licitación, por ello, las autoridades deben considerar acciones regulatorias en beneficio, no sólo del erario público o los operadores, sino también del consumidor.

Los usuarios mexicanos debemos tener mejores servicios, de última generación y un mayor número de opciones que convengan a nuestras necesidades o bolsillo. Así como gozar de cobertura móvil en zonas tan complicadas como el Ajusco…

No es posible que en el Valle del Tezontle no exista posibilidad de utilizar el celular, sobre todo, si se trata de una emergencia que pone en peligro la vida del propio usuario o su familia.

Ni qué decir de poblaciones de nuestra República Mexicana en verdad remotas o distantes, que tienen una realidad muy distinta a las grandes ciudades, donde la única forma de comunicación es el teléfono fijo de la tiendita o un móvil de uso comunitario…

¿Trabajas en vacaciones?

En estos días es normal que las empresas “bajen la cortina”. Disminuyen los correos electrónicos en las bandejas de entrada de los empleados, la gente se va de vacaciones… pero muchas personas también aprovechan el cambio de rutina para sacar los pendientes desde su casa.

La creciente adopción de netbooks, laptops y smartphones, sumado al acceso a Internet desde cualquier lugar ya sea a través de un hotspot o de un dispositivo de banda ancha (como los que ofrecen TelcelIusacell) tiene ventajas y desventajas: por un lado sin duda aumenta la productividad de los empleados, pero a la vez también fomenta que algunas veces no descansen.

Hay que aprovechar las facilidades tecnológicas, pero las organizaciones también deben tener políticas para el cuidado de sus colaboradores. La posibilidad de encontrar a alguien por medio de un e-mail o de una llamada al celular no debe ser sinónimo de trabajo sin descanso.

El Trámite más inútil… pero de la Iniciativa Privada

Hace algunos meses la Secretaría de la Función Pública lanzó el concurso para identificar el trámite más inútil de la administración pública federal. Si el concurso se ampliara a la Iniciativa Privada seguro las operadoras de telefonía celular se disputarían el primer lugar.

Trámite identificado: cambio de propietario de 3 teléfonos Telcel que facturaban a mi nombre como persona física con actividad empresarial para que facturen a nombre de la empresa.

Si bien los requerimientos que piden se me hacen exagerados (además de lo cotidiano, piden original y copia las escrituras de la empresa con la inscripción en el registro público de la propiedad, el RFC original… si el que viene a color y que lo guarda celosamente el contador, y un cheque de la empresa por cada línea pagando la primera renta), el comentario no es por los requisitos, que al menos IUSACELL también lo pide para pospago y pudieran pedirlos los demás.

Mi comentario es en relación con la ejecución del trámite: una vez en ventanilla, a la ejecutiva que le tocó atenderme le tomó 3 horas con 20 minutos. Por cada línea tuve que firmar 11 veces múltiples documentos, hubo uno que firmé en 4 lugares, como eran 3 líneas entonces fueron 33 firmas. Por cada línea 5 de las firmas era para autorizar a Telcel a investigar el historial crediticio de la empresa cuantas veces quiera y para hacer el uso que le quieran dar a la información. Mas allá de que se me hace sumamente abusivo el que puedan hacer lo que les venga en gana con mi historial, no deja de sorprenderme que me pidan que lo firme 15 veces (5 x 3 líneas) y que, hasta donde se, no hay un buró de crédito de empresas. Si me vieran como cliente, que además era la misma persona que firmaba la sesión y que la aceptaba, pues sonaría como lo que es, un trámite sencillo de cambio de facturación y cuando mucho debió de haber requerido cuatro firmas: sesión, aceptación, cheque y autorización de investigación de historial (por supuesto, con la cortesía de indicar el límite de su uso y que garantizarían la privacidad de la misma).

La pobre ejecutiva que me atendió quedo exhausta, pero finalmente armó los tres juegos de documentos con aproximadamente 45 hojas cada uno. Como los cheques son de la empresa tuve que hacer tres pólizas y adivinen…. cuando le pedí que me firmara de recibido en mis pólizas me contestó que ellos tenían prohibido firmar documentos, pero supongo que fue evidente mi frustración tras haber esperado mas de 3 horas y firmado 33 veces, que inmediatamente accedió a ponerme un sellito de recibido.

Si pensaran en torno al cliente se ahorrarían tiempo operativo (casi 3 horas y media de un ejecutivo para un trámite tan simple… ¡casi medio turno!), espacio y disminución de consumo de papel (aspecto ecológico). Adicionalmente, también podrían haber considerado el valor del tiempo de su cliente y su experiencia tras hacerlo pasar por un trámite bastante ilógico y complejo.