Cumplir con estándares de calidad, reto de la Industria TI

Cumplir con los estándares de calidad y seguridad son los principales objetivos que una organización  busca alcanzar dentro de sus procesos y la Industria de las Tecnologías de la Información no es la excepción.

Un gran número de las empresas que conforman la industria TI son pequeñas y medianas,  pero aún ellas deben dejar el día a día,  para profesionalizar sus procesos, ya que de no hacerlo el propio mercado se los demandará.

Actualmente, existen 83 estándares internacionales para TI, enfocados a la gobernabilidad y el software. Asimismo, hay cuatro tipos de certificación y aunque estás normas no son obligatorias, el mercado exige a los provedores adoptarlas.

En México 38 empresas están certificadas en seguridad de la información y sólo seis tienen certificados todos sus procesos de TI,  cuatro de ellas son Pymes.

Cabe apuntar que un sólo estándar no cubre los requerimientos de la industria, muchos de ellos son de sentido común y la organización depende de ellos, para el funcionamiento total del negocio.

Especialistas en la materia  como Pablo Corona, de NYCE; Edgar Fierro de IDC; Vanessa Amaya de Avantare y Alfredo Zayas, Director de Servicios de Global Linx se reunieron en las instalaciones de Nafinsa para hablar al respecto en un evento organizado por AMITI y NYCE.

Las cuatro certificaciones existentes buscan mejorar las prácticas en la prestación de los servicios dentro de la industria:

1.- La normas específicas para la industria TI se encuentran en la ISO20000.

2.- Las prácticas para la Gestión de Riesgos están en la ISO31000; la ISO27005  y COSO.

3.- Los Planes de Desastre en TI se pueden encontrar en la BS25777.

4.-La Gestiónde Seguridad en las ISO 27000, COBIT y Security.

Las empresas deben considerar que con la nueva legislación, la confidencialidad de la información se ha visto comprometida, por lo que el riesgo operativo de las empresas abarca a las TI como un elemento de negocio.

El reto de las empresa en la actualidad es enorme y abarcan: dar continuidad al negocio garantizando la seguridad de la información, gestionar los servicios TI y brindar calidad en sus procesos, por lo que debe definir su sistema de gestión de procesos y aplicar estos estándares que tienen relación no sólo con la tecnología, sino a  sus propios colaboradores.

Finalmente, cabe apuntar que instancias como la Secretaría de Economía brindan asesoría y apoyos económicos a las empresas TI, para poder certificar sus procesos.

Anuncios

Migrar de TDM a Comunicaciones Unificadas debe lograrse al ritmo del negocio

Hace ya más de diez años que en la industria de las telecomunicaciones se comenzó a escuchar el término “Telefonía IP”  y desde aquel momento, los  beneficios principales al compararla con la Telefonía TDM o “Tradicional” han resultado evidentes: reducción en costos de infraestructura, ahorro en costos de llamadas, agilidad en la administración, etc.

Y aún cuando hemos visto que una gran cantidad de empresas han  hecho ya la transición de TDM a IP (en el caso de México por ejemplo, de acuerdo con IDC alrededor del 25% de las extensiones telefónicas corporativas ya son basadas en tecnología IP) , existen todavía muchas otras que no han terminado de tomar esta decisión. Una de las razones por las que las empresas van posponiendo la decisión del cambio  –  aún cuando el costo de mantenerse sin cambio de tecnología sea mucho mayor – se debe a la incorrecta percepción de que la migración a un sistema IP requiere forzosamente hacer un cambio total, o bien que es indispensable invertir grandes cantidades de dinero en componentes que facilitarán la transición pero que al término de la misma serán descartados.

Al elegir un sistema de Comunicaciones basado en IP son muchos los factores que se deben considerar, pero definitivamente uno de los más importantes por el impacto que pueden tener en la implementación es la capacidad que nos permite de hacer  la transición sin tener que ser disruptor a lo que actualmente existe. Cada empresa tiene una cultura de trabajo diferente, y mientras algunas empresas están muy acostumbradas a cambios de tecnología, otras tienden a ser más conservadoras. Por esto mismo, en nuestro análisis debemos buscar que la tecnología  permita que el cambio se vaya dando gradualmente, ajustándose a las necesidades del negocio.

Hablando concretamente de lo que debemos buscar en una sistema para poder hacer este cambio con la menor afectación posible y minimizando (o idealmente eliminando) la necesidad de hacer inversiones  en elementos “temporales”, existen múltiples interfases y protocolos que permiten la integración de plataformas de telefonía de diferentes fabricantes,  y cada una de ellas permitirá una mayor o menor transparencia de funcionalidades. Como ejemplos podemos pensar en Q.SIG que ha sido el estándar al que la industria se ha adherido desde hace varios años. Pero aún en casos como este existen variantes e incluso en algunos casos el poder habilitarlo implica licenciamiento o componentes adicionales, lo cual podría caer dentro de la categoría de lo que nos referíamos como elementos temporales. Un caso similar sucede cuando tomamos como alternativa de integración protocolos basados en IP como SIP. Cada fabricante puede implementar este protocolo de una manera distinta sin que eso signifique que está rompiendo las reglas, simplemente así funciona. Entonces lo importante será asegurarse que el sistema que estamos evaluando permita adaptarse fácilmente , así como las implicaciones que esto puede tener y sobre todo  si fuera necesario incorporar elementos , que éstos puedan seguir teniendo una  utilidad real una vez que se haya terminado la migración.

En resumen, con el estado que guarda actualmente la tecnología podemos estar seguros de que la migración de TDM a IP no es algo a lo que debamos temerle, al contrario, es algo que debemos buscar ya que la verdadera diferencia no vendrá simplemente en el cambio de “tono de marcar en TDM por tono de marcar en IP” sino todos los servicios que se podrán implementar y que tendrán un impacto positivo en la operación de la empresa. Sólo tenemos que  asegurarnos  que en nuestra evaluación consideremos cual de las opciones en el mercado nos permite hacerlo de una manera más efectiva y eficiente.

Por Alberto Aguayo. Technical Solutions Architect, Cisco Emerging Markets

Una vuelta por la Aldea Digital 2

Estoy escribiendo desde la Aldea Digital 2, a una velocidad de navegación de 20 Gb/s (en este momento en realidad son 11.5 Gb/s de bajada y 32 Mb/s de subida), después de un recorrido que culminó con la inauguración oficial del evento por parte de directivos de Telmex y Ocesa.

El espacio es enorme, y aunque se trata de un evento enfocado principalmente a tecnología de consumo y videojuegos, pude encontrarme con algunas cosas interesantes, sobre todo la nueva tablet Streak, que Dell comenzará a comercializar en México durante los próximos días.

El evento espera recibir a más de 5000 visitantes de todo el país. Al respecto, Arturo Elias Ayub, Director de Alianzas Estratégicas de Telmex, dijo: “La promoción al acceso y al uso intensivo de nuevas tecnologías de Internet, son parte de los esfuerzos puntuales de la organización, con el fin de promover una nueva cultura digital en nuestro país, pues los mexicanos están entre los grupos de usuarios con mayor crecimiento de Internet en todo el mundo”.

He aquí algunas imágenes de Aldea Digital, para quienes no han tenido la oportunidad de visitarla:

Vista del salón de conferencias
Andrés Vázquez del Mercado, Director Comercial de Mercado Residencial de Telmex, durante la inauguración
Arturo Elías Ayub con integrantes de Moenia y Alejandro Soberón, de Ocesa
Zona para acampar (¡qué frío!)

Y aquí el video de la inauguración oficial, por parte de Arturo Elías Ayub, Director de Alianzas Estratégicas de Telmex:

La investigación, fundamental para el desarrollo de empresas TIC

Una visita al Centro de Desarrollo e Investigación de Huawei en Shanghai, China, puede darnos una buena idea de lo importante que puede ser la investigación para una empresa tecnológica, sobre todo cuando desea competir con los líderes tradicionales del mercado.

De acuerdo con Lu XiaoFeng, Director de Wireless Marketing en Huawei, esta empresa invierte en promedio el 10% de sus ingresos en desarrollo e investigación, y el 46% de sus empleados de están involucrados con este tipo de actividades. Gracias a ello, Huawei ha podido diversificar su portafolio, para hoy ofrecer desde infraestructura de telecomunicaciones para grandes carriers, hasta soluciones de IPTV para hogares.

Según XiaoFeng, la compañía también participa en el desarrollo de estándares para la industria en diversas organizaciones como OMA (Open Moble Alliance), IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers), ATIS (Alliance for Telecommunications Industry Solutions) y el WiMAX Forum.

El campus de I&D de Huawei en Shanghai emplea a 9,000 personas en un espacio de 277,000 m² de terreno y 360,000 m² de construcción. Además, la empresa opera 17 centros de desarrollo e investigación alrededor del mundo, en países como Alemania, Francia, Italia, Rusia, India, Estados Unidos y Canadá. Esperemos que, en un futuro no muy lejano, América Latina contribuya también a los esfuerzos de innovación tecnológica de Huawei.

Vista del Centro de Desarrollo e Investigación de Huawei en Shanghai

Según explicó XiaoFeng, la inversión en desarrollo e investigación ha sido fundamental para que esta empresa de origen chino haya alcanzado un crecimiento anual global en ventas de 54% (2008 – 2009) y haya obtenido logros relevantes en el campo tecnológico, tales como:

  • El despliegue de más de 40 redes en 20 países
  • La instalación de la primera red LTE en el mundo, para TeliaSonera en Noruega
  • La instalación de la primera red Single RAN en el mundo, para O2 en Alemania
  • La red de banda ancha móvil más rápida del mundo (90 mbps de subida y 40 mbps de bajada)
Una empleada muestra uno de los equipos desarrollados por Huawei

En vista de lo anterior, podemos afirmar que la inversión en investigación no sólo contribuye al crecimiento y desempeño de una empresa, sino que además fomenta el desarrollo y la competencia dentro de la industria, favoreciendo así a los consumidores finales.