MWC 2012. Bienvenidos al ‘showtime’ del póquer tecnológico

Terminó la primera jornada de un Mobile World Congress (MWC) que este año, más que nunca, viene cargado de grandes novedades. Un evento que reúne a más de 1,400 compañías de todo el mundo, las cuales traerán a unos 3,000 altos directivos. La previsión es acercarse a los 65,000 asistentes.

Panorámica de los stands exteriores de la MWC 2012 al finalizar su primera jornada

Todas las marcas relacionadas con el mercado móvil, a excepción del gigante Apple, han hecho sus deberes y se presentan en Barcelona para ver si su trabajo a lo largo del pasado año ha merecido o no la pena. Para todas ellas llega la hora de la verdad y se juegan el futuro más inmediato en smartphones, tablets y todas las soluciones tecnológicas que se lanzan en los próximos meses a la calle.

Y aunque la tecnología vende si es buena, el marketing en este congreso también hace mucho, y sino que se lo digan a Windows Phone, con su stand al estilo de casino de Las Vegas y el famoso “hagan juego”. Una imagen cuanto menos curiosa observar cómo se jugaban 100 euros a que su sistema operativo era el más rápido de los que se hubiesen puesto por delante. A lo largo del día en más de una ocasión han perdido su propio ‘Challenge’ y han quedado en evidencia delante de la mirada de los asistentes. Aun así, es una manera de vender, también interesante, pero se me antoja quizá un arma de doble filo.

Otras marcas también han mostrado sus cartas y han destapado algún que otro as oculto. Es el caso de la compañía china Huawei. Su nueva obra de artesanía se llama Ascend D quad, el primer teléfono visto hasta la fecha con cuatro núcleos (no va a ser el único que los presente durante estos días). Ésta le ha permitido al fabricante asiático referirse a su terminal como “el más potente del mundo”. Algo de vital importancia en este sector y casi en cualquiera…es decir, buscar la diferenciación. Conseguir que tu producto destaque de entre el resto porque es el mejor en alguna característica concreta, a poder ser de las importantes: velocidad, calidad de imagen, capacidad, etc.

Incursión en el espectacular stand de la compañía china Huawei

Otro concepto importante es el de la expansión, como la que busca la otra compañía china, ZTE. En Barcelona, esta firma -que vendió 60 millones de unidades de móviles en el último año y es el cuarto fabricante del planeta- presenta el ZTE Era, un móvil de alta gama (Android) con una pantalla de 4.3 pulgadas y procesador Nvidia. El Era cuenta con un procesador de cuatro núcleos, mientras que el terminal Optimus 4XHD de LG, que por el tamaño de su pantalla True HD (4.7 pulgadas) puede considerarse casi un híbrido entre un móvil y una tableta de peso liviano (120 gramos), ya que dispone de un quinto núcleo encargado de gestionar el consumo para minimizarlo. Una apuesta que pinta muy bien para la marca asiática.

Sin embargo, como contrapunto tenemos a Nokia, con su nuevo móvil 808 PureView, que cuenta con una cámara de 41 megapíxeles de resolución. Y surge una pregunta en el horizonte tecnológico, ¿es acaso esta estrategia la correcta por parte de la compañía finlandesa? Y más teniendo en cuenta que continua –al menos para este equipo- perenne con su sistema operativo propio, Symbian, que se creía más bien condenado al olvido.

En fin, esto solo ha empezado y veremos qué nos depara el resto de jornadas del Mobile World Congress. Por el momento ninguna compañía ha mostrado aún todas sus cartas, así que nos quedaremos hasta el último día para deleitarnos con esta pokerstars tecnológica.

Anuncios

CES 2012. Steve Ballmer habla sobre Windows 8

“No hay nada más importante para Microsoft que Windows”, dice el presidente de Microsoft en su discurso inaugural

El presidente ejecutivo de Microsoft, Steve Ballmer, realizó anoche el discurso inaugural del Consumer Electronics Show (CES) en Las Vegas. Después de 14 años inaugurando la feria de electrónica de consumo más importante del mundo, Microsoft se despedía del CES con esta presentación que, más que discurso, fue un diálogo entre Ballmer y diferentes interlocutores.

Ballmer sabe que sus palabras marcan tendencia. Si en 2010 se adelantó a la llegada del iPad de Apple con el anuncio de una tableta, ante la pregunta de qué será lo próximo para el sector no dudó en contestar que será “Windows 8. No hay nada más importante para Microsoft que Windows”, respondió con gran entusiasmo.

De hecho, las características del sistema operativo, cuya salida está prevista para este mismo año, coparon gran parte del evento en el que se pudo ver su organización de aplicaciones, adaptable a todos los tamaños de pantalla, el ‘Market’ para descargar programas y algunos de los fabricantes (Acer, Toshiba, Dell, Samsung, HP, Lenovo…) que preparan computadoras “construidas para Windows 8”.

“Si por algo se caracteriza Windows es por su capacidad para reinventarse, para evolucionar y seguir hacia adelante. La gente quiere tener lo mejor de lo que ya tenía y lo mejor de lo que está por venir y con Windows 8 reimaginamos el sistema operativo de principio a fin”, explicó Ballmer, que espera que la experiencia del software se complemente con las aplicaciones que vayan apareciendo.

No se olvidó de Windows 7 ni de sus usuarios: 500 millones de computadoras usan esa versión de Windows que “estará preparada desde el primer día para soportar Windows 8”.

El anuncio del desembarco de Kinect, el sensor de movimientos sin mando de Microsoft, en el mundo del PC a partir de febrero dio paso a las novedades en el entorno Xbox que, en palabras de Ballmer, “no solo ha reinventado el mundo del entretenimiento, también ha transformado otros ámbitos como la educación o las aplicaciones médicas”.

La posibilidad de interactuar con contenidos más allá de los videojuegos es una de las novedades que, combinada con la tecnología de realidad aumentada, se podrán ver pronto en Xbox.

Windows Phone también estuvo en el orden del día con los lanzamientos de la gama Lumia de Nokia en el mercado estadounidense, que pronto podrá disfrutar del resultado del matrimonio Nokia-Microsoft que ya ha dado a luz tres dispositivos: los Lumia 710 y 800 y el 900, que se anunció este lunes.

“Estoy realmente emocionado con el salto a la conexión 4G y LTE, el resultado es una explosión de rapidez”, comentó Ballmer justo antes de coger en sus manos el próximo HTC que contará también con el sistema operativo para móviles de Microsoft.

No hubo lágrimas de despedida al término del discurso que pone punto y final a la estrecha relación de Microsoft con CES, pero sí tuvo mucho de nostalgia y reafirmación de los pilares históricos que sustentan la compañía.

No en vano, las últimas palabras de Ballmer sobre el escenario fueron “Windows, Windows, Windows”, con toda la vehemencia que esconde un adiós.

Un smartphone, la solución a todos los problemas

Recuerdo que el primer celular que tuve fue un StarTac de Motorola, por cierto considerado por la revista PC World uno de los artefactos más grandiosos de los los últimos 50 años. En ese momento, sólo me sirvió para hablar con mi mamá y claro, presumirlo con mis amigos.
Hoy, mi herramienta de trabajo y también de vida es un smartphone o teléfono inteligente que sin duda es uno de mis mejores aliados, pues me ha sacado de muchos apuros desde hace tres años. El éxito radica en su productividad, entretenimiento, rapidez y por supuesto en un diseño atractivo para los consumidores.
Este año, todo parece indicar que se venderán 450 millones de unidades de smartphones según IDC, lo que supone un crecimiento del 49.2% respecto a las 303 millones de unidades de esta categoría de equipos que se comercializaron en todo el mundo el año pasado.
Con dicha cifra podemos observar que el mercado de teléfonos inteligentes  crecerá cuatro veces más rápido que el mercado de la telefonía móvil en general.
Así que la batalla  se pondrá muy buena. Como en un ring, Apple, RIM, Samsung, Motorola, LG, Nokia, HTC pelearán, cada uno con sus diferentes apuestas, por convertirse en el líder de tan asediado nicho.
Pero no quiero cerrar este espacio sin antes cuestionar el mismo reporte de IDC que asegura que, en cuatro años más, Windows Phone será el sistema operativo número dos en todo el mundo, detrás de Android. Ojalá que su predicción logre aunque sea un quinto lugar, o de lo contrario se meterá en serios problemas.
Aquí les dejo una tabla de un estudio realizado por la firma de análisis J.D. Power que muesta el ‘smartphone’ preferido por los consumidores de Estados Unidos: